Luna clara, luna oscura

Luna clara, luna oscura

Cuenta un cuento que la luna sollozaba,
por lo oscuro que veía su revés,
contemplándose a si misma en las tinieblas
que son parte de su propia desnudez.

“No soy blanca, en mi negrura no hay belleza
solo vendas que me enseñan a no ver”,
mas no ves lo que no miras con los ojos
y si miras solo empiezas a creer.

Pasa el Cielo que la cubre con su manto
“luna bella, en tu negrura hay amor,
mas no pienses que por negra no reluces,
pues la luz está latiendo en tu interior”.

“¿De que sirve, cielo azul, de la mañana,
cual olivo que verdece con el sol,
ser gitana en estos tiempos de la vida,
si la luz solo está en mi interior?”

“¡Haces mucho, bella mia, con saberlo!,
muchos pasan por la vida sin color,
mas no en ello hay desgracia en lo ajeno,
dulce niña de mi hechizo y mi Amor…

“Si la luz esta por dentro no la extrañes,
no eres negra en las esencias de tu Ser,
solo debes trabajar en tus recuerdos,
y encontrar esa belleza en tu caber”.

Y fuese el cielo por sus rumbos mañaneros
navegando entre sus manos de algodón,
fuese el cielo a Despertar otros haberes
con la Luz de sus deberes y su Don.

Queda Luna en su mirada reflexiva,
trabajando arduamente en su interior,
siendo Ella en lo mejor de sus intentos,
sin envidias, sin desdichas, sin rencor.

Pasa el Tiempo viendo a Luna trabajando,
se detiene y con dulzura comentó:
“Bella Luna algo en ti está cambiando,
en tus formas hay belleza y resplandor”.

La luna se detiene contemplando la marea,
que los barcos y los peces agradecen con razón,
“¿Cómo brillo si en negrura he nacido a esta Vida,”
dime Tiempo que acaricias mi fogoso corazón…?”

“Son las musas de mi tiempo que me inspiran todavía,
las que buscan con mis horas la Verdad en mi razón:
Si te atreves a explorar en tu interior con valentía
mirarás con hermosura ese eterno resplandor”.

Desde entonces Luna brilla reflejando su belleza,
y en sus fases de negrura va menguando su color,
recordando a nuestros seres, en las noches despejadas
que el descanso es del lujo lo que una venda al resplandor.

Este cuento lo que cuenta a los viajeros temerarios
es que solo trabajando en la Luz de tu interior
hallarás esa belleza que no sale todavía
y sabrás que en ti suspira, la energía del Amor.

:.